Ansiedad

Home / General / Ansiedad

 

La ansiedad es el trastorno más común entre la población, y se puede padecer a diferentes niveles e intensidades, de manera crónica o intermitente, o junto con otros problemas psicológicos. Muchas veces lleva a un consumo de psicofármacos, bien sean autoadministrados o bien a través del psiquiatra, o incluso del médico de cabecera. La buena noticia es que tiene solución, y pasa por acudir a un psicólogo que nos enseñe a manejar, controlar y eliminar por completo los síntomas de ansiedad.

Las personas que sufren ansiedad tienden a buscar constantemente a su alrededor potenciales peligros para ellos mismos o para las personas cercanas. No habiendo ningún peligro real inmediato, es la misma preocupación la que se convierte en ansiedad. Por ejemplo, si vivo en un parque nacional del sur de África, y cada día antes de salir de casa tengo que vigilar por si hay algún león cerca, cuando regreso a Valencia esta misma acción de control me podría generar una ansiedad constante, y seguiría buscando el león creyendo que puede estar cerca, sin encontrarlo nunca.

La ansiedad constante puede causar problemas en las relaciones interpersonales, sociales y profesionales, así como trastornos relacionados con el pánico y las obsesiones. Si la ansiedad es excesiva, pueden surgir sensaciones negativas a nivel físico como: dificultad en la respiración, opresión en el pecho, cansancio, tensión, irritabilidad, arritmias cardíacas, problemas gástricos, insomnio y pérdida de concentración, entre otras.

Desde la Terapia Breve Estratégica, la intervención se focaliza sobre las Soluciones Intentadas disfuncionales más frecuentes:

–Evitación de las situaciones de supuesto peligro: esto genera en un primer momento el alivio de no tener que enfrentarnos a lo que nos da miedo, pero en un segundo momento nos sentiremos más frágiles, más débiles, y con eso tendremos más miedo.

–Peticiones de ayuda: la persona que sufre de ansiedad, en determinadas situaciones o contextos tiende a pedir ayuda a los que le rodean, bien para que les acompañe, bien para que hagan por ella aquellas acciones en que se siente amenazada. Cuando las personas nos ayudan creeremos que nuestro miedo tiene sentido, y eso otra vez nos reafirmará nuestro miedo aumentando nuestra debilidad.

–Control de los pensamientos o de las reacciones físicas: desafortunadamente, evitar pensar en algo aumenta aun más nuestros pensamientos, y cuando éstos son negativos entraremos en una espiral sin fin; por ejemplo, intentad no pensar en un caballo blanco… ¿qué tenemos? Precisamente un caballo blanco. Y con los síntomas físicos sucede de la misma manera, en cuanto comenzamos a sentirlos, ponemos toda nuestra atención sobre ellos, provocando un aumento de su intensidad.  

Estas soluciones, lejos de ayudar realmente a las personas en el tiempo, aumentarán sus reacciones de ansiedad, aunque muchas veces en un primer momento parecen tener resultados favorables. Por eso la Terapia Breve Estratégica se centra en ayudar a las personas a poder enfrentarse de forma adecuada a las situaciones de ansiedad de sus propias vidas. El terapeuta acompañará al paciente en un recorrido sin ningún sufrimiento excesivo, construyendo paso a paso un tratamiento en el que la persona pueda llegar a encontrar la solución definitiva y permanente al problema.

Related Posts

Leave a Comment

Chat de Whatsapp
Ladrillos para aumentar nuestra autoestima