C O A C H I N G

CAMBIAR PARA MEJORAR CONSTANTEMENTE

El Coach Estratégico sabe dónde, cuándo y cómo actuar para conseguir que todos puedan mostrar

las mejores cualidades que poseen.

Saber dónde intervenir cuando queremos mejorar nuestras actuaciones o las de nuestro equipo, equivale a saber cómo alcanzar nuestros objetivos del modo más eficaz y eficiente. Gestionar personas equivale a gestionar historias personales, emociones diferentes que pueden convertir a nuestros colaboradores en más competentes o, contrariamente, en perfectos incapaces.

Tal vez te ha sucedido que ves claramente la solución para mejorarte a ti mismo o desbloquear a tu cliente, compañero o empleado pero al comunicárselo te encuentras con dificultades con las que no contabas, sabes perfectamente qué hacer pero te cuesta ponerlo en práctica o comunicarlo estratégicamente.

Puede que quieras mejorar la eficacia de tu equipo de trabajo o de las personas que acuden a ti en busca de soluciones pero no sabes qué estrategias utilizar.

Quizás, consigues poner en marcha las estrategias para lograr tu objetivo o el de tus clientes, pero encuentras dificultades en mantener las acciones a lo largo del tiempo.

Puede que a pesar de tener las capacidades y habilidades en todos los puntos de un proceso de logro, te bloquees al no poder gestionar los efectos colaterales de tus acciones.

(Leer más...)

El Coaching ofrece estrategias adaptadas a la necesidad de mejora de cada situación-objetivos individuales, permitiendo hacer sencillas las dificultades aparentemente más complicadas abriendo nuevas perspectivas que permitan diferentes puntos de vista. Como dice Albert Einstein “Los problemas significativos que enfrentamos no pueden resolverse en el mismo nivel de pensamiento que teníamos cuando los creamos.”

En todas las situaciones de bloqueo o de necesidad de mejoría, la dificultad se encuentra en el momento en que queremos desequilibrar momentáneamente la homeóstasis presente, el equilibrio que, aunque disfuncional, se ha instaurado y que se retroalimenta con el funcionamiento personal y del sistema en su totalidad. Las leyes de la naturaleza nos indican que cualquier ser vivo lucha por mantenerse en su equilibrio actual, este aspecto explica la resistencia al cambio y las dificultades personales con que topamos cuando queremos cambiar algo en nuestra vida o en la de los demás.

El coach guía a las personas abriendo nuevas vías que les permitan construir recorridos que precisamente faciliten el cambio: las acompaña en la búsqueda de herramientas eficaces y flexibles, hasta alcanzar objetivos o encontrar soluciones mediante el desarrollo de las capacidades y habilidades ya presentes en estas personas.

El Coaching consiste en unos métodos pragmáticos que nos permiten tener a nuestro alcance técnicas y estrategias para poder acompañar a nuestros clientes, colaboradores o equipos de trabajo, a alcanzar sus objetivos específicos, ya sea en un proyecto personal, laboral, educativo, familiar o social. El coach tiene siempre como primer objetivo formar o, en la concepción más amplia de la palabra, educar a sus clientes para convertirlos en agentes de cambio para que puedan gestionar y  trabajar eficazmente consigo mismos y con los demás.

El método que utilizamos es una evolución del creado por el MRI de Palo Alto y luego perfeccionado en Europa, sobre todo por parte del Centro di Terapia Strategica de Arezzo. Las estrategias de Coaching están enfocadas en la consecución de los objetivos construidos conjuntamente entre el coach y los clientes que, una vez obtenidos se convierten en logros personales y en un aprendizaje para evitar posibles problemas futuros. Las metodología se basa en generar pequeños cambios que sean perfectamente alcanzables por los sistemas en interacción y que eviten las resistencias fisiológicas tan típicas y presentes en todas las organizaciones y en todas las personas. Los cambios se centran particularmente en las soluciones intentadas que en su redundancia construyen las dificultades que tanto nos gustaría desbloquear. Por ejemplo, el directivo que considera que se tiene que funcionar consenso general pero más adelante se da cuenta que toda su organización está totalmente colapsada. El primer intento que hará será el de intentar hablar con cada uno sus directivos para informarles de la situación y construir de forma conjunta las soluciones alternativas. En esta situación el manager no se da cuenta de que es precisamente es su actitud rígidamente democrática la solución intentada disfuncional. Introducir pequeños cambios en su actitud, sin que tenga que convertirse en un déspota, generará en su equipo un cambio de la visión de la situación general que hará que todo el equipo trabaje de forma diferente. Como se puede apreciar de este sencillo ejemplo, la intervención se centra en las soluciones intentadas disfuncionales, para hacer que el sistema vuelva a fluir de forma natural, sin modificaciones complicadas o demasiado grandes que provocarían desajustes a nivel relacional y de comunicación, difícilmente gestionables.

El coach va llevando a las personas a reconocer y valorar sus propios recursos, a desarrollar eficazmente un plan de acción para desbloquear las situaciones críticas, superar obstáculos, facilitar el cambio. Todas las características personales pueden ser positivas o negativas dependiendo de cómo se apliquen. Como hemos visto, una actitud de compartir decisiones y planes de acción, es muy buena pero si se convierte en una rígida rutina puede convertirse en un elemento negativo que impida el mantenimiento de una buena realidad organizativa.

Otro, y no secundario, papel del coach es el de respetar siempre los objetivos deseados por el cliente y ayudarlo a alcanzarlos. El coach en primer lugar estudia la situación para poder entender cómo está funcionando. En un segundo momento, trabaja sobre los objetivos que presenta el propio cliente, desgranándolos de forma conjunta en una serie de micro-objetivos que se convertirán en el plan de acción de la intervención. En este sentido, en ningún momento se manipula o engaña al cliente, ya que es él quién en todo momento decide y guía la intervención hacia sus objetivos personales o de la organización.

En otros términos, el proceso de coaching modifica la forma de interactuar propia de las características personales de los individuos cuando ésta supone una limitación al topar con diferentes aspectos que pueden ser naturaleza personal, laboral, deportiva, etc. El coach estudia y experimenta junto a sus clientes nuevas combinaciones de los recursos presentes, reestructurándolos, con el fin de conseguir una nueva visión de la situación que, a diferencia de aquella presentada al principio de la intervención en que no había salida posible, sí ofrezca una vía de escape satisfactoria para el cliente.

Chat de Whatsapp