La anorexia nerviosa, ¿una patología sin curación?

Home / General / La anorexia nerviosa, ¿una patología sin curación?

La anorexia nerviosa, sobre todo en edad juvenil, es un trastorno cada vez más frecuente en casi todos los países evolucionados. Sin encontrar causas específicas o muy claras, podemos decir que se ha extendido de forma uniforme sin excepciones.

Los trastornos de la conducta alimentaria se consideran muy graves y peligrosos, primero porque entrañan una gran dificultad de tratamiento terapéutico, y segundo porque llevan asociado un riesgo físico real para la vida de quien lo sufre. Además, la remisión total del desarrollo de esta enfermedad en todas sus variantes y de los síntomas que la caracterizan es muy poco frecuente.

En Marzo de 2017 G. Nardone y E. Valteroni, director e investigadora del “Centro di Terapia Strategica” de Arezzo, han publicado un nuevo libro sobre la anorexia juvenil que pronto será traducido al castellano. En este libro se destacan las nuevas evoluciones del trastorno y las consecuentes estrategias para solucionarlas.

Podemos ver como la anorexia, que siempre ha estado asociada con el rechazo a la comida, ha evolucionado en trastornos tal vez muy diferenciados:

–Anorexia juvenil: en esta variante, la más radical de todas ellas, las chicas y los chicos afectados rechazan de forma gradual, pero cada vez más drástica, la comida, en busca de un cuerpo más y más delgado. Esta tendencia está asociada también a evitar cualquier forma de placer o gratificación para la persona a todos los niveles, hasta que consigue una anestesia casi total de las emociones, pensamientos, etc.  “La anorexia es un armadura utilizada para defenderse que se convierte en una prisión de la que las jóvenes serán incapaces de huir a solas” (Nardone, Valteroni, 2017)

–Anorexia juvenil con exercising: en esta forma el elemento principal que refuerza y genera la excesiva pérdida de peso es la utilización del ejercicio físico, que se convierte en una compulsión irrefrenable. Estas son las personas que aunque comen, queman tantas calorías que pierden peso a raíz del excesivo esfuerzo.

–Anorexia juvenil con binge eating: en este trastorno se alternan momentos de restricción casi total con momentos en que las personas comen de forma totalmente descontrolada (atracones). Las dos fases se alternan y se refuerzan una a la otra: “no como porque me he dado un atracón, no comer me da mucha hambre y al final no puedo evitar comer de forma descontrolada”, y se vuelve otra vez a la fase de ayuno.

–Anorexia juvenil con vomiting: en esta variante lo más importante es la conducta de vomitar, que puede funcionar como una forma de reparar la ingesta excesiva de comida: vomito porque he comido demasiado; o incluso comer de forma excesiva para luego poder vomitar. Esta segunda variante es bastante frecuente y se basa en un placer verdaderamente difícil de entender: el placer de vomitar.

Las estrategias propuestas en el libro y puestas en práctica en el Centro de terapia Strategica de Arezzo responden claramente a la pregunta que nos hemos hecho al comienzo: sí que existe curación para los trastornos anoréxicos, sólo que resulta necesario un análisis individualizado de cada caso, para delimitar correctamente el subtipo al que nos enfrentamos, y así aplicar las estrategias más adecuadas para su resolución.

Related Posts

Leave a Comment

Chat de Whatsapp
Ladrillos para aumentar nuestra autoestima