MAURO BÓLMIDA

“Siempre me ha gustado descubrir cómo funcionan las cosas, saber las reglas que mueven los engranajes y cómo estos elementos tan pequeños se relacionan con aquellos más grandes.

En mi trabajo me interesa descubrir cómo las personas pueden desmontar la jaula que las aprisiona y cómo solucionar los pequeños y grandes problemas que pueden amargarnos la vida.”

Después de mis estudios de arquitectura técnica donde aprendí cómo se hacían las cosas y sobre todo cómo funcionaban, me apasioné por el mundo de la psicología y me inscribí a la facultad de psicología de la antigua universidad de Padua.
Estudié en el departamento de psicología clínica y de comunidad y cuando terminé estuve en prácticas en un hospital psiquiátrico durante un año. Esta experiencia fue una de las más importantes de mi vida y me hizo ver la psicología no como una moda para personas con mucho dinero, sino como una necesidad que muchísimas personas tienen de cambiar algo en su vida.

En aquel momento me di cuenta de que la mayoría de las cosas que había aprendido en mis años de universidad me habían alejado de mi verdadera pasión que era descubrir cómo funcionaban las cosas.

La vida nos quita y nos ofrece mucho y en aquellos meses de incertidumbre conocí a Giorgio Nardone en un seminario en Génova y me volví a interesar por la psicología, inscribiéndome a la escuela de “Terapia Breve Strategica” de Arezzo. Terminada mi especialización, empecé a trabajar como terapeuta y formador tanto para este centro y para esta escuela de especialización como para otras entidades: universidades, escuelas de psicoterapia… Trabajando como docente en el máster de TBE de Barcelona conocí a mi mujer y me trasladé a España, dónde sigo viviendo en Valencia.

Entre muchísimas cosas que he tenido la suerte de poder hacer una que tiene para mí especial importancia fue mi trabajo con una ONG en la Guinea francesa y la posibilidad de ver un mundo diferente que me ha permitido apreciar aún más todo lo que la vida me ha dado y me ha quitado.